Blogia
YSonidos

Música modelo 2007

foto de la carátula de In Rainbows de Radiohead Sin duda la música vivió este año un hito que va más allá de los acordes y de las armonías. En un proceso que se viene gestando desde hace un tiempo, algunos músicos han comprendido que el mundo recorre su camino sin vuelta atrás, por lo que han decidido usar herramientas tecnológicas más allá de la simple promoción. Mientras unos pierden el tiempo peleándose contra los servicios P2P o proponiendo leyes abusivas e injustas contra la copia de discos (España, por ejemplo), otros han dado una lección a la industria musical como la conocemos hasta hoy.

La banda inglesa Radiohead consiguió este año que su nuevo disco recaudara quizás menos que el total de sus producciones anteriores, pero sí una mayor ganancia para ellos mismos. El gran damnificado es la industria discográfica que vio a uno de los grandes vendedores de la escena hacer el negocio por sí solos, sin ellos, sin un sello de por medio. El miserable porcentaje que reciben los músicos por cada disco vendido, se vislumbra como cosa del pasado. Es que la fórmula de "venta" escogida por los británicos para su CD "In Rainbows" fue revolucionaria (o como dice Carlos García en su blog, fue evolucionaria): que los fanáticos "bajaran" el disco ofertando por él lo que ellos quisieran. Ganaron dinero y además, de todos modos una compañía firmó un contrato con ellos para la distribución tradicional del álbum.

foto de RadioheadCuando a mí me gusta un disco (que presumiblemente ya escuché en MP3), lo más probable es que lo compre o lo pida de regalo, porque quiero tener su material adicional, su book o lo que sea que me dé un sentido de pertenencia, tal como esta producción posee una versión en vinilo ideal para coleccionistas fanáticos. Y la cadena se completa con los conciertos, el verdadero motor de ventas del músico. Y luego el merchandising y otras fórmulas de explotación. Cuando veo cómo los sindicatos de músicos se movilizan para cobrar hasta lo que se toca en discotecas u otros lugares públicos, siento una rabia indescriptible hacia ellos. Deberían entender que es gracias a esa "promoción" que la gente compra su música o asiste a sus recitales. Lo de Radiohead fue un golpe duro a una industria que se ha negado a modernizar sus fórmulas, al igual que algunos dirigentes de la música.

foto de The Police en vivoYa he comentado recientemente lo que significó el paso de The Police por el Estadio Nacional, el mejor concierto considerando sonido, puesta en escena, iluminación, chiches tecnológicos y, por sobre todo, calidad de los músicos. En un año en que la nostalgia desbordó los escenarios del mundo con reuniones verdaderamente históricas como la de Led Zepellin hace unas semanas en Londres, y otras un tanto remilgadas como la de Soda Stereo, lo del trío británico fue una demostración de cómo actualizar los repertorios sin destruir su originaria emocionalidad, espíritu y fuerza. Lo mejor... bueno, además de tener a Sabina y Serrat juntos. Claro que mi mayor desilusión fue culpa mía: perderme el concierto de Jorge Drexler. Un viaje de trabajo aguó mis planes de ver al charrúa en el Caupolicán, pero ya me desquitaré. Y cuando Coldplay se presente en un lugar masivo, con una buena acústica y con precios razonables, a no dudar que estará en listas como ésta.

foto de la carátula de JazzualityLas chicas me cautivaron con su creatividad en 2007, así de claro. Más allá de bellas voces, mis oídos y toda mi atención recayó en grandes creadoras, artistas en todo lo amplio de su concepto y no esa definición apresurada de algunos que por tomar un micrófono y aburrir con sus baladas (léase Montaner y otros) se hacen llamar así. Lo álbumes que más me gustaron: "Not too late", de Norah Jones; "Jazzuality", de Carita Boronska; y "No promises", de la primera dama de Francia, Carla Bruni (¡qué horror!). Confieso que esperé algo más de los últimos trabajos de Keren Ann y de Gepe.

imagene de la carátula de Das Parfum OSTAhora bien, uno de los proyectos más poderosos que escuché este año es Verdevioleta, un álbum creado por un colectivo de músicos (Aline Gonçalves, Simón Schriever, Pablo Lecaros, Pedro Villagra, Daniel Rodríguez, Jovanni Novoa, Cecilia Canto, Andrés Pérez), que versiona canciones de Violeta Parra con arreglos jazzísticos: ¡sublime! (ya comentaré más extensamente sobre este trabajo).

Y si bien no son producciones de 2007, este año que pasó me la pasé escuchando a Ammy Amorette y a la argentina Juana Molina. Y en cuanto al cine, la música volvió a lo clásico con el excelente trabajo de Simon Rattle y la Orquesta Filarmónica de Berlín para Das Parfum (El Perfume), la película dirigida por Tom Tykwer basada en el libro de Patrick Süskind.


por Denis Leyton


comparte este artículo

del.icio.us Add to Technorati Favorites Add To Google BookmarksAgregar esta página a Mister Wong Yahoo! My Web Votar


.
.
.
| | | | | |
.
.
.

*

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

cheap jordans -

Aprender español puede ser divertido. ábrete sésamo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres